El «efecto Chicote»: el poder del consumidor para mejorar un negocio

TOP SUPERMERCADOS ONLINE ESPAÑA
supermercado online
Productos de Alimentación Típicos Españoles
Envío gratis >100€ Península y Baleares
Pago Seguro
productos frescos online
Carne y Pescado Frescos a Domicilio
Envío gratis >80€
Pedidos Península en 24-48 h
fruterías online
Fruta fresca del árbol a tu mesa
Sólo fruta de temporada de agricultura sostenible
Opción de suscripción periódica
Envio: 3,85€ (Gratis >39 €)

El «efecto Chicote» es lo que llamamos a esta revolución que ha surgido parejo al éxito del programa de La Sexta Pesadilla en la cocina.Este programa, con más de 3 millones de espectadores en su última entrega, nos está enseñando a millones de españoles a ser más exigentes con la higiene de los sitios que se frecuentan.

El «efecto Chicote»: exigiendo calidad e higiene

Y es que este programa ha marcado un antes y un después en la mente de los españoles, principalmente por dos razones:

efecto chicote1-Poca exigencia de higiene de los alimentos. El ser conscientes de la suciedad que se puede encontrar detrás de una cocina nos ha hecho reflexionar y fijarnos más en los detalles, por lo que los hosteleros deberán esforzarse más en mantener un correcto servicio e higiene en la cocina.

2-Poca costumbre para reclamar. Otro de los puntos fuertes es que normalmente, cuando un plato no nos gusta, por algo (sabor, que esté frío, o que huela mal), solemos dejarlo en el plato, y, sin reclamar, decidir que nunca más volverá a ese lugar. Esto tiene dos inconvenientes: primero, que realmente no nos están dando el servicio que esperamos, y eso causa frustación, y, segundo, que el propio hostelero verá cómo cada día tiene menos clientes, pero realmente no sabrá por qué.

 

Los hosteleros españoles, sobre todo los que se encuentran en sitios de paso o turísticos, han descuidado este aspecto, y una máxima fundamental: hay que probar la comida que se saca de la cocina.

El poder del consumidor: principal artífice del «efecto Chicote»

Realmente todo se resume en dos cosas: primero, que el cliente esté a gusto, tanto con la comida como con el servicio, y reciba platos elaborados con ingredientes de una calidad e higiene correcta, y segundo, que el hostelero perciba, tanto si ha realizado bien su trabajo, como si hay algún problema, para lo cual, nosotros como consumidores debemos ser más exigentes cuando frecuentemos sitios de restauración.

Nuestros periodistas y bloggers recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Go Performance Labs S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación